Poema porque no estoy dormido

Se estremece en la noche que es densa ahora, sin intenciones de clarear el día y preguntándose por qué está listo para mover las piernas frenéticas en una maratón, pero no para seguir durmiendo. Quizás es la campanada cerebral que lo llama -por alguna razón que le es propia pero ajena- a pensar y reflexionar sobre ese torrente que empieza a circular por su cabeza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s