Breve anécdota nocturna

Entré a la habitación y estaba el saltamontes. Al principio no lo distinguí bien, porque era una cosa verde que volaba. Pero cuando se posó sobre mi cama y pegó un salto, me di cuenta de que era uno de esos bichos a los que le tenía miedo de chico.

En ese momento caí en que haberme servido una medida de ron después de tomar vino, no había sido la idea más brillante de la semana. En el delirio el saltamontes me daba un miedo terrible y por esa razón me tomé todo el ron de un trago para tomar valor. “También pudo ser una idea poco felíz” me decía a mi mismo mientras agarraba el incecticida.

Rocié al saltamontes varias veces con el veneno, pero seguía volando para todos lados y mi terror iba en aumento. Cada tanto se me acercaba y trataba de “batearlo” sin éxito -si, si, como en el béisbol. En una de las bateadas fallidas, el tubo de incecticida salió volando y se le rompió la tapa, hecho que me desencadenó una carcajada que no podía frenar. Hacía mucho que no me reía así, con placer real, con sonoridad y sin poder hacer nada para remediarlo.

El saltamontes finalmente cayó y se movió en agonía un rato, mientras yo miraba que no volviera a volar. Me dio mucha pena. Pena profunda que convirtió la carcajada en un llanto breve, pero sentido. De esos hacía bastante que no tenía tampoco.

Hoy a la mañana me levanté y vi al saltamontes yaciendo donde lo había dejado la noche anterior. Pensé que mal el destino del pobre bicho, que entró justo a la habitación equivocada sólo para morir envenenado. Después lo agarré con una bolsa y me lo llevé.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s