La Parábola (un mix Lacaneano)

Parados en la vereda, dos hombres se cruzaban por tercera vez en el día. Ya estaban cansados de probar suerte con esa historia que habían empezado a narrar para hacer una serie de televisión, para hacer un libro, una obra de teatro o lo que fuera. No les salía la inspiración, ¿se comprende la gravedad del asunto? Quizás si nos acercáramos un poco a lo que fue la charla, a ver… (el plano general se acerca con un rápido zoom y se convierte en un plano entero compuesto, de dos hombres).

-Ok, basta con esto de la vida y la muerte. Tenemos la cuestión de esta parábola, de dos mundos que coexisten y nos corren en simultáneo, siempre ahí, presente -Javi le da una pitada al pucho- capaz si nos dedicáramos sólo a vivir sería diferente.

-¿Sólo a vivir? -los rasgos de Miguel parecen indicarnos que está a punto de perder la cordura, miren (la cámara hace un traveling en arco y queda en un primer plano de Miguel, sobre el hombro de Javi) – ¿Sólo a vivir me decís vos, que las cuestiones de la muerte te zarandean de acá para allá?, vas corriendo atrás de un constante inconformismo y las depresiones te aplastan con un peso garrafal. Así, querido amigo, no se puede escribir realmente nada.

Miguel parece tener un punto acá, vamos a ver como reacciona Javi (la cámara cambia a un primer plano de Javi para captar la reacción). Sí, efectivamente las palabras de Miguel lo tocaron. Miren como se acomoda levemente los lentes oscuros y las mangas de la campera de cuero negra. La boca se le arquea un ligeramente hacia la derecha y vuelve a su lugar, mientras, tira el pucho. Va a decir algo:

-Podemos jugar a creer en que no interpretamos las cuestiones de la vida y la muerte corriendo en simultáneo, como condicionantes de nuestro momento. Quizás eso resuelva algo. De todas maneras insisto en que tratando de dejar fluír las cosas y acercándonos a los otros, capaz nos venga algo de inspiración.

-Bien, algo de inspiración querés… algo de inspiración, yo te voy a dar algo para inspirarte .-la cara de Miguel se llena de impaciencia- Bien, acá tenes algo: ¿Cómo explicas el vacío de sentido absoluto de la vida, cuándo pasaste tantas veces cerca de la muerte y no te importó, no movió la aguja de lo que considerabas la felicidad?; todavía más, ¿Cómo explicas el vacío que te genera la muerte de otros, la insignificancia de los momentos cotidianos y la desesperanza total de algún tipo de felicidad cuando te enfrentas a la pérdida factible de lo cotidiano? Porque el planteo que haces tiene algo de inmutabilidad: si es una parábola, la vida y la muerte nunca se tocan.

“Ring, ring” (Fx de campana de box), Miguel parece haber ganado la discusión. Cómo saldrá Javi de esta, porque la vida y la muerte se tocan constantemente. No parece haber una parábola que corre en simultáneo y probablemente ese pensamiento absurdo sea lo que les está impidiendo la inspiración. Fin del asunto, pasemos a otro texto del blog, esto está term… ¡Esperén! Parece que Javi va a decir algo, ¿Por qué sonríe? (la cámara muestra un primer plano de Javi). No es una sonrisa de resignación, parece ser una sonrisa de satisfacción. ¿Será que…? No, es imposible, no puede haber encontrado otra forma de defender su postura.

-Es una parábola -saca un nuevo cigarrillo y lo pone en su boca. Aún no lo prende- y te voy a explicar por qué: si consideramos que la vida y la muerte se tocan, eso quiere decir que moriríamos a cada momento. La vida y la muerte corren en simultáneo, lo que hacemos nosotros es andar por la senda de la vida con la muerte ahí, al costado, como una parábola y acechando. Que yo muera físicamente, no afecta a mis percepciones de la felicidad porque mientras tanto tengo vida, tengo algo que vivir y que le da sentido a mis momentos cotidianos: los otros. El vacío de vida, es un tipo de muerte simbólica y no esa muerte biológica constante que tan erradamente pones sobre la vida. No estás teniendo en cuenta el tipo de muerte real, que no es biológica. Entendamos la parábola como una metáfora: uno puede caer del lado de la vida o la muerte. El asunto es cuando la vida parece muerte porque los otros han caído del lado de la muerte biológica.

He ahí tu confusión de la muerte tocando a la vida: uno en verdad está muerto cuando está, o se siente, solo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s