Soy vos, no yo

La espera desesperada de la hora que no llega y circula despacito, casi a paso de tortuga apacible al sol del verano. Pero acá no hay sol, sino oscuridad, gritos y monitores encendidos durante largas horas del día.

Que “anotá eso para mañana”, que “eso tenía que estar para ayer” y que “por qué no estás haciendo lo que te dije que teníamos que hacer”, hace una semana, cuando ya te estabas yendo a tu casa, un viernes.

Si  me pongo a pensar del tiempo que paso acá y como me devora la vorágine diaria, seguro llegaría a buen puerto con conclusiones del estilo de: “algo anda mal con este mundo”. Pero capaz que pensaría eso igual de todas formas, como cuando llegan los fines de semana y no me aguanto estar tanto pensando en que definitivamente algo anda mal, pero conmigo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s